Eres un buen Vendedor- enterate

¿Cómo saber si eres un buen vendedor?
Primero comencemos por describir a un verdadero vendedor. Vendedor es la persona que se dedica exclusivamente a la venta, pero no el que está atrás de un mostrador o un escritorio solamente atendiendo a la gente, sino aquel que conoce todo el ciclo que compone la venta, la preparación, el desarrollo, el primer contacto, el seguimiento, la ejecución, la entrega y hasta el cobro de la misma.
Es una persona dispuesta, de actitud firme, clara determinación y resolución. El buen vendedor debe ser dúctil, y no debe crear problemas, debe resolverlos. Debe conocer al cliente y estar siempre actualizado. Puede comercializar cualquier tipo de productos aunque también están los que son específicos, que se dedican a determinado nicho y se han capacitado y preparado para ello.

Ser buen vendedor no es algo que se consigue en poco tiempo, es necesario reunir varios factores determinantes, pero el rasgo que mas define al “buen vendedor” es su trayectoria y permanencia efectuando esa tarea. El tiempo transcurrido en esa función lo ha convertido en una persona de experiencia en la venta, esto le otorga seguridad a si mismo y principalmente credibilidad de los demás, algo primordial e indispensable para la venta.

El vendedor puede ser: “vendedor exclusivo”, que es contratado por la empresa (relación de dependencia) y se dedica a vender los productos o servicios de la misma.

O puede ser: “vendedor libre”, que es el que NO mantiene relación de dependencia con una empresa en particular, sino que, lleva en su maletín distintos productos (generalmente relacionados) de distintas empresas y obtiene una comisión por la venta de estos artículos variados.

Cabe aclarar, que generalmente, cuando un vendedor, además de vender, también efectúa la cobranza recibe a su vez un porcentaje de comisión por esa cobranza efectuada en tiempo y forma.

En su gran mayoría, el buen vendedor lo es por vocación, se compenetra tanto con la venta que es parte de su personalidad, de forma de ser, porque vender es una actitud que termina por convertirse en un hábito. Siempre mantendrá en ese concepto y difícilmente deje de ser un vendedor. No importa cuantas veces debe cambiar de rubro y de empresas, estará siempre ligado a la venta.

Debe saber manejar la sutileza ya que tiene la dificultosa tarea de amalgamar dos intereses contrapuestos, el fabricante y el comprador. Si bien él responde y representa a una empresa, si es equivoco en su consejo en la venta y el comprador entiende que ha sido perjudicado en modo alguno, seguramente no vuelva a repetir la compra. De modo que debe saber manejar el justo equilibrio y que ambas partes encuentren que la negociación ha sido satisfactoria. Esto le permitirá fidelizar al cliente y mantener la cadena de ventas, su función principal estará cumplida.

Debe ser una persona con cierta destreza en cuanto a las relaciones humanas, descubrir rápidamente la personalidad de su interlocutor. Hábil para relacionarse y así poder crear confianza, (el factor mas importante en la venta) como ya dijimos. También debe ser buen oyente, esto es, saber escuchar e interpretar las necesidades o planteos del cliente. Para resolver esos inconvenientes él recurre a sus conocimientos tanto sea del producto en si como de la venta misma. Allí encontrará lo necesario para dar una respuesta justa y precisa que sepa apreciar el cliente.

Deberá ser organizado, esta no es una cuestión menor, la organización no solo ayuda a la venta, sino que, es parte de la venta. La buena organización le permitirá realizar su tarea en menos tiempo, con más eficiencia, con menos errores u equivocaciones. La organización le permitirá, además de ir cumpliendo sus objetivos, ir mejorando en cuanto a tiempos, modos, métodos y frecuencias de la venta.

El buen vendedor debe ser una persona puntual, esta es una de las características que mas sobresale. Un rasgo sustancial que fija la buena opinión de los demás y le otorga profesionalismo. Debe saber manejar los tiempos, no debe anticipar, precipitar ni prolongar las entrevistas. El tiempo es algo muy valioso, tanto para el vendedor como para el cliente, sobretodo este último, que prefiere organizar y disponer de su tiempo. Generalmente el buen vendedor “sabe” donde está ese límite de tiempo que puede convertir a una entrevista exitosa en una de consecuencias lamentables.

Finalmente, creo que la característica principal que diferencia a un buen vendedor, es que, tiene muy en claro que lo primero será saber venderse el mismo.

Bien, espero que te sea de utilidad.

Muchísima suerte!!!!

Eduardo Blanco

www.magicoastal.com

Artículo aportado por Articulo.org.

Acerca del autor:

Eduardo Blanco

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *