Como ser un Trader exitoso

Cómo Ser Un Trader Exitoso
De: Latinforme

Cómo ser un trader exitoso Cómo ser un trader exitoso 18 Septiembre 2009 Hay un viejo chiste que dice que el modo de amasar una pequeña fortuna en mercados, es comenzar con una grande.

Muchos grandes traders de la historia se han fundido y creado fortunas más de una vez. Fundido por no aprender a controlar las emociones. Pero fueron grandes, porque supieron -en su rol de traders- descubrirlas, reconocerlas y fundamentalmente anularlas.

Existe una realidad que muchos desconocen, cuando le echan la culpa al mercado, porque no sigue una tendencia “lógica” según los datos o perspectivas “esperadas” por los inversores. Sobreviven los que se adaptan a la tendencia, no los que pretenden que la tendencia se adapte a ellos.

Es que quien decide sobre nuestras ganancias o pérdidas no es el *mercado* sino nosotros, es decir nuestro approach al mismo. Cuantas veces escuchamos rigideces bursátiles semejantes a: “el mercado está equivocado”, “esta acción no tendría que haber bajado sino subido”, “el mercado está haciendo al revés de lo que debería hacer”.

Es como arriesgarnos a cruzar una barrera baja y esperar al tren que nos arrolle si no tenemos la capacidad mental suficiente para no entrar en pánico y cruzar las vías sin paralizarnos al darnos cuenta del error.

Y enfrentar la debida acción: la equivocación debe dar lugar a su reparación inmediata (cerrar las posiciones de pérdida) contando con la aptitud mental necesaria para soportar el fracaso y la pérdida, algo que no muchos están psicológicamente dispuestos a permitirse. La diferencia entre un buen y un mal trader será que el primero tomará esa acción como rutinaria, una más, un beneficio y al mismo tiempo una pérdida, pero acotada dentro de ese universo de 30-40 % de fracasos a los que toda operatoria en mercados obliga para un trader capacitado en manejo de herramientas secundarias (fundamentals, technicals, astrológicas, o lo que la imaginación dé) y el segundo no verá más que la frustración en esa operación puntual, como la prolongación de su fracaso personal que lo ahogará en un océano dentro de un remolino de baja estima y pérdida de control personal.

Tenemos que estar muy atentos a otro aspecto: muchos individuos se sienten más cómodos dentro del fracaso que del éxito, porque es algo que pueden controlar, frente a un éxito que idealmente puede ser ilimitado. Es como el efecto de comprar una acción o venderla en descubierto: mi ganancia puede ser ilimitada al alza, y mi pérdida limitada (menos de cero no puede bajar) a la baja. El fracaso es manejable, controlable, alguien se puede boicotear para que el fracaso se instale en su vida. Basta tomar una sola decisión o proceder, para cerrar una puerta. El éxito depende de muchos otros factores, no sólo de mi capacidad en buscarlo. Y es ese boicot al éxito el que muchos individuos buscan para sentirse en control de sus vidas. Por eso, más que un curso de inversión y métodos de trading, recomiendo muchas veces una visita al terapeuta. Al igual que los gordos: éstos no necesitan de nutricionistas, sino de psicólogos para perder masa corporal.

Según narra Robert Koppel en “The Outer Game of Trading”, el ex presidente del Chicago Mercantile Exchange y fundador de los futuros financieros, Leo Melamed, se fundió tres veces; el trader de derivados y ex-Director del Chicago Board Options Exchange Tony Saliba (“Me dijeron al comienzo de mi carrera que mi primer pérdida sería mi mejor pérdida, y no lo entendí”), contempló suicidarse, Pat Arbor, ex director de CBOT se alejó por un año de éste… Y el “Plunge Boy”, el indiscutido gran shorteador de la historia, Jesse Livermore, el gran maestro de traders de todos los tiempos, perdió todo más de una vez y rehizo fortunas.

El modo de reaccionar ante la adversidad, ante hechos inesperados, ante la presión, ante el éxito; la determinación de carácter, la disciplina, las grietas o fortalezas emocionales, la relación personal con el dinero, el manejo del riesgo, los alcances del ego, determinarán en gran medida nuestro éxito o fracaso en la operatoria de mercados.

La mejor forma de acceder al éxito, al menos del lado psicológico en los mercados financieros es… perdiendo. La primer experiencia que se necesita para invertir es la de la pérdida, del fracaso, de la adversidad. Contar con una buena dosis de humildad, ya que los mercados sino nos humillarán. Muy frecuentemente.

No hay nada más devastador para un trader, especulador, que perder dinero operando. Pero hay algo que es aún peor: y es el ganar frecuentemente, y para el que se inicia en mercados: el arrancar con una ganancia. Porque eso generará un exceso de confianza y tenderá a minimizar las dificultades y necesidad de estudio y experiencia (que nunca es suficiente en mercados) que deben ser incesantes en la carrera de todo trader.

El escritor y filósofo suizo del siglo XIX, Henri-Frédéric Amiel pensaba acertadamente que el destino tiene dos maneras de herirnos: negándose a nuestros deseos y cumpliéndolos. ¡Qué buena aseveración! Este buen hombre… ¿no habrá sido trader?

El catalizador de la destrucción de un trader, es muy recurrentemente el ego, según el trading coach Ray Kelly. Nos hace sentir omnipotentes, expertos, nos permite bajar la guardia y evaluar menos la viabilidad de las operaciones, evaluar menos el riesgo, la lógica; embriagarse con las mieles del ego es la peor experiencia que como trader se puede experimentar.

Pero lo vital, es ser psicológicamente “apto”, esa aptitud que exige todo mercado para operarlo exitosamente, es decir lograr desprenderse de las dos únicas cosas que llevan a la gloria o al fracaso al trader: la ambición y el miedo. Despojarse de esas emociones: sacarse la camiseta humana y ponerse la mecánica, la de la lógica, frente a la pantalla. Sin transpirar frente a un error, ni excitarse y endiosarse frente a un acierto. Es difícil. Pero lo único que nos mantiene y protege como traders. El resto es totalmente accesorio, el mercado siendo 80% psicología (propia) y 20% habilidad, técnica y conocimiento.

Se han hecho estudios comparativos de la maestría que debe tener un trader y se llegó a la conclusión de que es comparable a la concentración y capacidad para reaccionar en fracciones de segundo que tienen profesiones de alto riesgo como la aeronáutica o militar.

Los pilotos pueden ser excelentes traders aún sin casi conocer nada de mercados. Un piloto de una aerolínea local me comentaba una vez acerca de lo que ellos llaman “Situation Awareness” (SA), es decir “conciencia de la situación” que ante cualquier imprevisto en la nave, deben de reaccionar inmediatamente de lo contrario el desenlace puede ser fatal.

Esto hace referencia a la percepción y comprensión que el piloto debe tener de los elementos externos, donde el flujo de información es alto y la condición de continuación o interrupción de esos elementos en el tiempo y espacio puede determinar un vuelo seguro o un accidente aéreo. Una falta de SA puede generar una mala decisión y traducirse como “error humano” cuando un contratiempo o accidente aéreo ocurre.

Los desenlaces generados por los descuidos y falta de reacción inmediata, son distintos para cada profesión. En una se puede perder la vida, en la otra algo más que dinero.

Hasta la próxima,

Paola Pecora

Paola Pecora es analista internacional de mercados, y es la Editora en Jefe de Latinforme.com y de Valor Global , el reporte de asesoramiento en inversiones mensual, que apunta a inversiones con fuerte potencial alcista en Wall Street.

Acerca del autor:

Latinforme.com es la principal fuente de información financiera y opinión independiente sobre los mercados latinoamericanos y mundiales desde una perspectiva latinoamericana. Desde nuestras oficinas en Buenos Aires, Argentina, le acercamos las últimas novedades y alertas para ayudarlo a que usted obtenga ganancias sin importar la dirección que tome el mercado.

Fuente: Artículos Gratuitos Online de Articuloz.com – http://www.articuloz.com/finanzas-articulos/como-ser-un-trader-exitoso-1245922.html

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *