Despedida de Garcia Márquez a sus amigos

He leido varias veces este escrito de Gabriel Garcia Marquez y todavia me quedo pensando como algunos hombres llegana tener tal sensibilidad y capacidad de observacion para hacer este tipo de escritos, espero les guste y reflexionen porque vale la pena.

Si por un instante Dios se olvidara que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diria todo lo que pienso, pero en definitiva pensaria todo lo que digo.
Daria valor a las cosas, no por lo que valen sino porque lo que significan.

Dormiria poco, soñaria mas, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz

Andaria cuando los demas se detienen, despertaria cuando los demas duermen.

Escucharia cuando los demas hablan, y como disfrutaria de un buen helado de chocolate.

Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestidira sencillo, me tiraria de bruces al sol, dejando descubierto no solo mi cuerpo sino mi alma.

Dios mio, si yo tuviera un corazon, escribiria mi odio sobre el hielo y esperaria a que saliera el sol. Pintaria con un sueño de Vang Goh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una cancion de Serrat seria la serenata que les ofreceria a la luna.

Regaria con mis lagrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus alos…. Dios mio, si yo tuviera un trozo de vida…

No dejaria pasar un solo dia sin decirle a la gente que quiero, que la quiero.

Convenceria a cada mujer u hombre de que son mis favoritos y viviria enamorado del amor.

A los hombres les probaria cuan equivocados estan al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse. A un niño le daria alasa, pero le dejaria que el solo aprendiese a volar. A los viejos les enseñaria que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido. Tantas cosas he aprendido de Uds. los hombres….

He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña sin saber que la verdadera felicidad esta en la forma de subir la escarpada.

He aprendido que un hombre solo tiene derecho a mirar a otro hombre hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse. Son tantas las cosas que he podido aprender de Uds, pero finalmente de mucho no habran de servir porque cuando me guarden dentro de esa maleta, infelizmente me estare muriendo.

Espero les haya hecho sentir algo bonito, hasta luego.

Elios Hernández

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *